donde están los libros
San Juan de Dios, 20 y Gran Capitán, s/n
Unete a nosotros

Boletín de Novedades

Suscríbete a nuestras novedades



facebook Babel

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

Noticias

02 / 01 / 2017

Una década nevando en Nórdica

La editorial cumple 10 años con los autores escandinavos y los libros ilustrados

Una década nevando en Nórdica

 

“Pronto llegará la nieve. Se siente en el aire”, lema de Nórdica Libros (primera parte, de un poema de Hjalmar Söderberg; la segunda, del propio editor), se cumplió raudo, si se aplica el refranero de nieves y bienes. “Al segundo año la editorial ya era rentable, pero hasta hace uno no tuvimos oficina; estábamos en mi casa, modelo hoy muy extendido; un grupo editorial en pijama”, admite Diego Moreno, responsable de un sello que lo tenía todo para quedar sepultado apenas nacer ante el alud editorial al especializarse en dos locuras: narrativa nórdica europea y clásicos ilustrados para adultos. El pasado año ha celebrado la década de vida; y sanos como pocos.

“En 2014 crecimos un 35% y este año, llevamos un 20% más que 2015”, enmarca el editor, obsesionado en que su catálogo (hoy, unos 250 títulos y 750.000 ejemplares) “no dependa de un solo autor, ni siquiera de un Nobel, o de un título; me parece un modelo más sostenible en estos tiempos; por eso sufren tanto ahora los grandes grupos: se han acostumbrado a vivir del superéxito y, por ello, sólo cuidan a los que pueden vender el millón de ejemplares; mi idea es cultivar cierta ecología editorial, intentar que sobrevivan todos mis libros y que uno no fagocite el catálogo”, ejemplifica quien ha publicado a Thomas Tranströmer, inopinado Nobel 2011 (15.000 ejemplares vendidos).

“Sabía que la literatura nórdica era una apuesta cultural potente, pero que no me daría de comer; el ilustrado, sí”. No se equivocó: hoy el 70% de los ingresos de Nórdica vienen por esa línea, a la que llegó por pura investigación de mercado: prácticamente nadie se dedicaba a hacer libros de esas características. Lo detectó Moreno en 2000, cuando se inició como librero en la desaparecida cadena Crisol (“pasar por una librería es fundamental para ser después editor”), año y medio tanto o más fructífero que los cuatro que pasó en Ediciones de la Torre (2001-2004) o los dos en Joseph K: en ambas hizo todos los papeles del auca editorial. Quedó un know-how que hoy explica que su nombre aparezca en los créditos del diseño de colecciones o de maquetación y certezas como que “son necesarios editar unos 20 títulos al año para ser visible en librerías; lo difícil hoy no es publicar un libro si no venderlo”.

 

Artículo completo en elpais.com

 

Nórdica en Babel

 

 

Volver